El jueves por la noche entre mojitos y gin tonics fue desvelado el destino de la convivencia de veteranas, mantenido en secreto con dificultad. Tras una semana de mucha intriga en la que cada día salía una pista en el tablón de anuncios, todo apuntaba a que era un lugar de playa y al norte…y así fue:¡¡San Sebastián era el destino!!

Todas estábamos muy ilusionadas, el viernes a las 4 salimos en el bus cargadas con las maletas, la guitarra, la caja –que no puede faltar- y las  comidas del finde. Llegamos por la noche al albergue de Irún, un sitio fantástico. El sábado no pudo amanecer mejor tiempo: sol radiante, aunque fresquito. Por la mañana tuvimos una sesión sobre liderazgo con Angel Baguer, un experto profesor de TECNUM además de su presentación había preparado un caso práctico para ejercitar las habilidades del trabajo en equipo. Después nos fuimos nada menos que a hacer surf, tras enfundarnos el neopreno y recibir un mínimo de técnica nos lanzamos a coger olas, ayudadas por los monitores. Os dejamos algunas fotos de ese momento, donde se pueden ver las caras de disfrute máximo.

Por la tarde tuvimos un par de sesiones más, en las que formamos las comisiones de trabajo de las actividades de este curso:voluntariado, deportes, estudio… Hubo mucha animación, especialmente en la deportes y salió incluso una comisión de grupo musical, ¡a ver cuándo se estrenan! Después nos fuimos todas a cenar a un restaurante y a dar una vuelta por la ciudad.

El domingo volvió a amanecer soleado, incluso mejor que el sábado. Subimos al Igueldo desde donde disfrutamos de unas vistas fabulosas de la bahía y  después bajamos a pasear por la Concha y los lugares más emblemáticos de San Sebastián. A mediodía emprendimos el regreso a  Madrid

Han sido unos días de convivencia fabulosos que tan sólo son el preámbulo del curso que nos espera