Madrid, capital de los dos equipos que disputaron la final de la Champions 2014, iba a estallar esa tarde por la cantidad de gente que se juntó en ella; en las calles, estadios de futbol, bares, terrazas… No íbamos a ser menos, y varias residentes se fueron al Estadio Santiago Bernabeu para disfrutar de un apasionante partido.